¿Por qué funciona Kahoot?

Pues la respuesta es bien sencilla, ¡por la competitividad que todos tenemos dentro! La inmensa mayoría tenemos un gen competitivo en mayor o menor medida. Esto puede aprovecharse positivamente en el aula de idiomas, puesto que podemos transformarlo en motivación, en interacción y empatía hacia el resto del grupo. Además, la participación del alumnado aumenta, aun a riesgo de cometer errores.

¿Un ejemplo claro de todo ello? Mis estudiantes universitarios irlandeses de un nivel intermedio, que apenas interactuan en clase. Hoy teníamos una clase virtual de vocabulario a través de la plataforma Blackboard, es como tener una clase por Skype o Hangout, pero con un buen número, en total han asistido 26 estudiantes, más mi jefa.

Los estudiantes previamente han tenido acceso al vocabulario de la familia y de la ciudad, han visto vídeos, han hecho varias actividades online como Quizzle, ejercicios en diferentes páginas web, canciones y algunos juegos. La finalidad de la clase de vocabulario era resolver dudas y comprobar la asimilación del vocabulario. Para mí, Kahoot es la herramienta perfecta para realizar un “examen” encubierto. Los alumnos están tan metidos en la dinámica del juego, que no se dan cuentan que estamos revisando todo el léxico que han estado trabajando previamente.

Para trabajar el vocabulario de la familia he utilizado este quiz diseñado por Anna Gessner.

Para trabajar la ciudad, he diseñado yo misma este Kahoot y para hacerlo más emotivo, he utilizado mis fotografías de Galway, que es la ciudad donde imparto las clases.

Los resultados podéis verlos aquí:

 

 

Son muchas las voces que han surgido últimamente denostando esta herramienta. En este último año, en la mayoría de congresos, encuentros o talleres a los que he asistido, muchos profesores ponen mala cara cuando se les menciona Kahoot. Es cierto que para los que lo han estado usando con cierta frecuencia, pues les puede agotar, incluso a los estudiantes. Y más si esta herramienta la usa el profe de mates, de ciencias, de lengua y de francés. Al final, cansa.

Pero si tenéis la suerte de que en vuestro centro no la hayan usado, os aconsejo que la llevéis a clase. O bien podéis crear vuestro propio Kahoot, o bien utilizar uno de los cientos que hay disponibles, o incluso os recomiendo que sean vuestros estudiantes quienes diseñen su propio Kahoot.

Os dejo un par de tutoriales para quienes queráis lanzaros a descubrir o crear vuestros propios Kahoot: